Esta forma de culto a la llamada «niña blanca», «niña bonita» o cualquier nombre que adopte es aberrante; una forma popular de idolatría. ¡Nadie que se diga católico puede adorarla!