No son cuentos de viejas. La Iglesia Católica reconoce la existencia de este ser pavoroso en las Sagradas Escrituras y en el Magisterio.