Bert Hellinger, el fundador de este tipo de terapia sistémica familiar, ex sacerdote católico, fue influido de orientalismo durante su formación. Su método para descubrir las raíces de los traumas o heridas en la infancia está «contaminado» de espiritismo. Descubre aquí por qué.